jueves, 4 de octubre de 2007

Miedos

Hay miedos muy grandes en la vida, de eso yo sé... yo he sentido ese miedo que no te deja mover, que es como un pantano y no puedes hacer nada para escapar de él. Se siente cómo, mientras te vas hundiendo, es más difícil tratar de controlarte, tratar de escapar o dejar de sentir por un instante ese miedo.

Hay algunos miedos (los grandes) que están ahí, "latentes" diríamos y preferimos sacarles la vuelta antes que enfrentarlos porque son más grandes que nosotros y aprendemos, o al menos intentamos vivir con ellos. Hay otros (obvio, los no TAN grandes) que están ahí y sabemos que vamos a lograr vencerlos con el tiempo. Es necesario dar un paso a la vez y poco a poco sobreponerse a las cosas y a las situaciones, es normal tener miedo porque es parte de la condición humana (alguien maravilloso un día me lo hizo ver) a partir de que ese día, cuando siento ese característico hueco en el estómago, ya no me preocupa en lo absoluto saber si está bien sentirlo o no (lo cual ANTES, era una carga extra... además del temor que sentía, me entraban los cuestionamientos de si estaría bien o mal experimentar dicho sentimiento) FELIZMENTE, puedo decir que ahora siento miedo y no siento miedo de sentirlo (...muy complicado, pero así es)

¿¿Por qué tanto rollo?? Bueno, hace más de un año me mudé a cuernavaca. Aquí mi vida es tranquila, el calor es maravilloso y a pesar de que me he encontrado con algunos bichos como: grillos, arañas, etc... aquí vivo SÚPER feliz.
Pues HOY 4 de Octubre del 2007 TODO fue distinto, al volver de mi cita mensual con el Dr. Urbina, (de quien quiero hablar en otra ocasión aunque él se merece un blog entero) sentí OTRA VEZ lo que era el miedo, o más bien diría TERROR. Llegué, abrí la puerta, prendí la luz y alcancé a ver cómo un alacrán negro corría y se escondía detrás de mi cortina.

...la verdad no sé cuánto tiempo estuve parada en la puerta gritando sin control, de pronto reaccioné y atiné a llamar al consultorio (del Dr. Urbina, claro) en donde me dijeron: "¡¡¡Mátalo Renée, cuelga el teléfono y písalo porque esos bichos se mueven muy rápido y en un instante lo vas a perder de vista!!!" Pues colgué y efectivamente, ya no lo vi...

Sin importar el hecho de haber perdido de vista al recién coronado número 1 de mi lista de cosas que VERDADERAMENTE me ponen MUY mal (antes tenía vomitar en 1er lugar y la muerte en segundo pero ESTO los acaba de desplazar...) Me dio por huir y me salí corriendo sin pensar en nada: si traía las llaves de la casa, si dormiría esta noche debajo de un farol, si íba a regresar algún día, si apagué los frijoles... ¡¡¡NADA!!! sólo me fui, sin más ni más.
Cuando llegué a la esquina (3 casas después de la mía) vi las luces de la Villa 1 encendidas y sin pensar en otra cosa, toqué a la puerta con toda mi alma.
Abrió mi vecino y ahora salvador: Mark, quien a pesar de ser suizo entendió PERFECTO por mis sollozos y mi cara de terror que algo terrible estaba pasando.

Pues entró, roció al pobre bicho con Raid "Poder Mortal" (si no lo tienen entre su lista de cosas necesarias que pido a Dios nunca usar CÓMPRENLO, es sólo un consejo que ustedes y sus vecinos me agradecerán) y en menos de lo que me imaginé, al pobre alacrán ya le habían salido alitas y sus tenacitas ya no se veían tan intimidadoras.

Finalmente, me bajé de la mesa y le agradecí a Mark con todo el corazón, él se llevó el cuerpo del delito en la palma de la mano ¡¡¡ASÍ!!!, lo agarró y fascinado me decía: "no es venenoso, mira los cubitos en su cola... está muy grande pero esta especie es inofensiva..." JA! "Inofensiva" ¡¡Si casi me provoca un infarto fulminante!! ¿¿cómo me dice que es inofensivo??. De verdad que en el momento que lo vi (al alacrán, no a Mark) ya no podía moverme, no era capaz de acercarme o de buscar al animal una vez que lo perdí de vista... sólo pude correr y no pensar en nada más. Es de esas cosas que, si mi vida hubiera dependido de ello, en estos momentos sería yo y no el pobre bicho quien estaría tocándole el timbre a San Pedro.

3 comentarios:

Ferran De Margarita dijo...

si te platicara que a mi me han picado como tres o cuatro veces en mi vida los alacranes...

ese hueco en el estómago es genial, me hace sentir que realmente me importa lo que va a pasar por que regularmente lo siento cuando estoy cerca de cierta ingrata... je je

saludos.

Renee dijo...

Lamento las picaduras de alacranes que has recibido en la vida... pero lo que dices de "ese hueco en el estómago" es cierto, a veces es genial sentirlo. Sólo espero que con ese "ingrata" no te estés refiriendo a una mujer... si no, a lo mejor sí te merecías algunas de ESAS picaduras.

E & V DETECTIVES dijo...

AMIGA
YO SI TE ENTIENDO
A SAMMY LE PASO IGUAL HACE UN PAR DE SEMANAS POR ESO ES QUE ESTUVE REMODELANDO LA CASA
GENERALMENTE SALEN CUANDO HACE MUCHO CALOR O BOCHORNO.
YO LOS ODIO ¡¡
SE QUERIAN COMER A MI BEBIWUI.
PERO EL PODER DE SU SUPER ABUELA CON SU SU SUPER RAID NEGRO LO DEJARON AHOGADO.
SAMMY RECUERDO QUE ESE DIA CORRIO A LA COCINA Y SACO UN TOPER PARA ENCERRARLO Y ASI NO ESCAPARA. MIENTRAS YO NO LO PERDIA DE VISTA.
LO TENGO AHORA GUARDADO EN UNA BOLSITA Y YA SE ESTA LLENADO DE BOLITAS BLANCAS.
PERO COMO DICE TU AMIGO, SON AL PARECER LOS MENOS PELIGROSOS.
TE PUEDES IMAGINAR MI PANICO AL VER QUE ESA COSA SE IBA A COMER A MI BEBIWUII
VANe