jueves, 11 de octubre de 2007

"¡...y yo grito!"

Pues en esta ocasión toca a Renato Leduc ser la voz que habla por mí.


El tesoro que presentaré a continuación es un poema que llegó primero a mis oídos en la voz de Ernesto (mi amado profesor de literatura de 4to de prepa) cuando yo tenía unos 15 años más o menos. Entendí TAN bien lo que este poema me decia que me lo aprendí de memoria... y para siempre, aunque a decir verdad, no me sentía tan bien al conocer el vacío que Don Renato podía sentir y reflejar en el poema.

En ese entonces, yo lograba identificar dichos sentimientos, aunque solamente fuera en papel, realmente re-conocería el sentimiento en vivo algunos años después. Para mí fue muy fuerte encontrarme con esta sensación de nostalgia, de partida y de esas cosas que no volverán a ser.

Ahora, algunos años después, yo he llegado a sentir que hay capítulos que se me quedan abiertos, círculos que no acaban de cerrarse, caminos que no recorro por completo o que se me terminan antes de tiempo... y a pesar de que pasa el tiempo ahí están, AHÍ SIGUEN... como prendidos con un alfiler.

Hace algún tiempo que tengo ese sentimiento de añoranza... a veces más, a veces menos... pero ultimamente se ha hecho más presente (sobra decir que en mi caso, el sentimiento OBVIAMENTE no lo inspira una mujer, a diferencia de lo que en efecto ocurría con Don Renato Leduc)

Así que ahí va:



Inútil divagación sobre el retorno


Más adoradas cuanto más nos hieren

Van rodando las horas, van rodando las horas porque quieren.

Yo vivo de lo poco que aún me queda de usted,

su perfume, su acento, una lágrima suya que mitigó mi sed.


El oro del presente cambié por el de ayer,

la espuma... el humo... el viento...

Angustia de las cosas que son para no ser.

Vivo de una sonrisa que usted no supo cuándo me donó.

Vivo de su presencia que ya se va borrando.


Ahora tiendo los brazos al invisible azar;

ahora buscan mis ojos con áspera vehemencia

un prófugo contorno que nunca he de alcanzar.

Su perfume, su acento, una lágrima suya que mitigó mi sed.


¡Oh, si el humo fincara,

si retornara el viento,

si usted, una vez más,

volviera a ser usted!



P.S. El título del blog era algo obvio para mí, es una frase de Cet Amour, un poema de Jacques Prévert.
Y la foto... no sé, la tomé yo y me recuerda a un círculo que por mucho tiempo se ha quedado así: abierto... y prendido con un alfiler.



4 comentarios:

María Giuseppina dijo...

Menos mal que aclaraste que no era a una mujer, entre más lo leía pensaba que hablabas de mí...
¿Estás segura de que no soy yo?

Renee dijo...

Champ, si hubiera una mujer... ser�as T�!!!
JAJAJAJA
Te quiero condenado Champignon!!!

Ferran De Margarita dijo...

claro que eso ocurre... yo tendré que viajar el proximo mes y si el destino lo desea no regresaré a Cuernavaca. Lo lamento por que dejo muchas cosas pendientes aquí, entre ellas el poder demostrar que el sueño americano se encuentra en México...

dios, tanto por decirle y tanto por temer, me encantó ese poema comprendo a la perfección lo que dice.

saludos.

Anónimo dijo...

Aunque a veces creamos que no hemos cerrado un círculo y que quedará abierto per secula seculorum, la vida siempre nos da muchas oportunidades para cerrarlos. De hecho, a veces no entendemos que EL de allá arriba mueve los hilos en forma muy sabia y con frecuencia aprovecha darnos la oportunidad de cerrar algo y nos enseña algo más. Este año me ha enseñado que a veces cargas por años con cosas sin cerrar, que la vida te ofrece varias oportunidades para cerralas y que tomarlas o no es siempre una cuestión de aprendizaje. Siempre que te encuentras en un "carrefour" tienes dos caminos que seguir, cualquiera de los dos es bueno y la única diferencia es lo que aprendes en cada uno. Confusio dijo que si puedes solucionar algo lo hagas y que si preocuparte ayuda lo hagas, pero si preocuparte sólo te detiene... bueno, la cosa es simple, no te preocupes. Un gran maestro en mi vida me decía constantemente: "Rodrigo, tienes tanto talento para mover tu cuerpo en un dojo y sin embargo no lo usas por una simple razón, no estás aquí y ahorita. Vives preocupado por como te ven de fuera, por como se ven otras cosas, por como llegar a un punto x, pero jamás te quedas quieto y existes en un punto en el momento en que estás ahí.". Traducción de lo que me decía el buen Sifu Ashton: "Estás en todo menos en lo que debes de estar, vivir aquí y ahorita es la clave.". Con frecuencia nos decía: "Escuincles, recuerden lo que decía el maestro Lee: ´Water can be contained but will eventually release itself. Put your sword in the middle of a river and the water wont be cut, it will flow. However, try to stop water when flowing down and even a wall will be eventually demolishes. Therefore, be water my friend, just flow and you wont be stopped.´¡FLUYAN CARAMBA!" En fin, en resumen, el pasado ya se fue, el futuro no ha llegado, lo único que tenemos es el presente. Si algo no se cerró, quedará cerrado y saldado a su debido tiempo, ni antes ni después.

Rod