miércoles, 31 de diciembre de 2008

Adiós 2008...

...te fuiste tan rápido que, ahora sí, casi no me di cuenta. Tal vez no pude darte todo lo que quise pero si te di todo lo que pude y un poquito más.
En vista de que me das... la espalda, pues habrá que fluir y soltarte: dejar que te vayas despacito, sin dolor.
Gracias por tantas cosas maravillosas: por la gente, los lugares, las risas por montones y tantísimas sorpresas que trajiste.
Hubo algo de miedo, algo más de ansiedad pero un poco de ambos se va contigo.

En el marcador final, la alegría, la música, las paletas, los amigos, el cariño, la familia, las cosquillas, los abrazos y un largo etcétera le ganaron a las tristezas... y por mucho.

Este año, mi lista es de tres deseos:

1) Relajarme...
2) Vivir sin miedo que, aunque es normal, también se puede ser feliz sin sentirlo...

3) Y que sea lo que Dios quiera.

Ya dije

P.S. Bueno, ya... un deseo más: aprender y aprender mucho.

2 comentarios:

María Giuseppina dijo...

Me desilusiona un poco que no hagas mención de los algodones de azúcar...

Renee dijo...

Fui una loca, no sé en qué estaba pensando querida porque el "highlight" del 2008 fue el algodón de azúcar... que casi nos comemos con Ponchito Herrera (ajá)