jueves, 7 de mayo de 2009

¡¡Sí se parecen!!

Para mí, los últimos días han sido de mucho trabajo, de muchas llamadas telefónicas y de mucho pensar (porque como no se puede salir ni a la esquina mas que con escafandra y el highlight de mi semana es ir al "súper") pues eso: introspección.
Pero también han sido días agitados gracias a mi familia, y es que somos una muy buena (y mexicana versión en los dos primeros casos) de los Monsters, los Locos Adams y/o la familia Burrón. A eso estoy acostumbrada... sólo que esta semana tuvimos lo que podría considerarse como un capítulo especial, algo así como un: "la tía Lucas visita a la familia Burrón"
Bueno, todo esto empezó el martes, con una llamada pasada la media noche en la que la tía Lucas llamaba a la matriarca de mi loca familia diciendo que no se sentía bien y no quería pasar la noche sola... pero esperaría unos minutos para ver si su situación mejoraba. Esto obviamente puso mi loca casa más loca y de cabeza. Pasaron los diez minutos y, el diagnóstico (dado por la tía Lucas, una especialista en la materia) era: "Mal del Sambito, estoy segura!!". Por lo que decidimos que lo mejor era, para dormir tranquilos y para evitar más llamadas nocturnas, pasar a recoger a la citada tía en 15 minutos a partir de que colgaran. Bueno, pasaron 3 minutos y la tía Lucas VOLVIÓ A LLAMAR, diciendo que llamáramos a una patrulla porque oía (literal) pasos en la azotea y seguro estaban a punto de tratarla "de asaltar, de timar, de estafar y de robar" ...si bien le íba.
Ya no quiero entrar en más detalles pero fue una noche MUY larga, sólo diré que todo terminó... digamos bien porque: número uno, los pasos en la azotea fueron falsa alarma (creemos que los asaltantes huyeron pero no dudamos ni por un momento de su existencia, ni de sus terribles intenciones) y número dos, el mal del Sambito está disminuyendo poco a poco (aunque podría recaer en cualquier momento, no cantemos victoria).
A veces no sé qué pensar, ¿¿conocen a esos personajes en la familia que son un caos?? Esos que vemos y decimos: "pero, ¿¿ de dónde salió?? ¿¿seré yo la única persona que se da cuenta de lo disfuncional que es, de sus mañas, de su estira y afloja, de sus berrinches y de sus caprichos?? y justo cuando uno está pensando eso y cree que podrá resolver el acertijo familiar ¡¡SOPAS!! llega el personaje en cuestión y dice esas terribles (pero bien musicalizadas palabras por Don Alberto Aguilera, aka "JuanGa") TE PARECES TAAANTO A MI.
"¡¡Mocos!!", pienso mientras esbozo una sonrisa y suelto una risilla por no soltar un: "Ni Dios lo mande..."
Y es que esto viene a colación porque el otro día estaba viendo un programa de enigmas médicos. Ahí presentaban varios casos y decían que cosas como la diabetes, la bulimia, la anorexia, la bipolaridad y demás son enfermedades que por lo general no se presentan de manera aislada, sino que las padecen varios integrantes de una misma familia: si una mujer sufre de anorexia, es adecuado que le pregunte a su madre, a sus tías e incluso a la abuela sobre sus trastornos alimenticios.
Así qué, si mi familia está loca, hay grandes probabilidades de que yo (algún día) empiece a tener movimientos involuntarios, pérdida de funciones intelectuales, demencia y problemas psiquiátricos. Obviamente soy sarcástica con el auto-diagnóstico que mi tía hace en cuanto al mal del Sambito pero... y si sí??
Lo que me tranquiliza es pensar en la otra opción y es que hay cosas que, aunque se parecen, no son iguales.

Chequen:










































































Sea por Dios...

4 comentarios:

Lucas Carrabias dijo...

La locura la lleva en el nombre pero lo que más me intrigó es saber cuál es el mal del sambito, a menos que sea un albur y yo ni enterado.
Y bueno, todas las familias tienen una dosis de locura... aunque a veces creo que la mìa exageró

Renee dijo...

Jajaja
Pues sí, la cosa es que la nombré así "tía Lucas" para guardar su verdadera identidad.
El mal del Sambito sí existe y tiene síntomas como temblor, demencia, pérdida de memoria, etc. pero supongo que como mi tía tiene telarañas en la cabeza la fiebre porcina le queda chica y se inventa otros males más complicados y más originales :p

Vanessa dijo...

JAJAJAJAJAJAJA.....
EUREKA...
NO SERA QUE CLARK KENT ES SUPERMAN?????
WOW
QUE DESCUBRIMIENTO HAS HECHO HOY EN TU BLOG
:P

Bioy-Broncoff-Lomox-Monín dijo...

Interesante lo del mal de Sambito. Suena a que incluso las enfermedades tienen ritmo. Quizás sin esos pasajes de singularidades familiares, uno no aguantaría vivir en el hogar por mucho tiempo. Aunque, vamos, tampoco son la maravilla si se dan a diario. En cuanto a los tíos-tías-primas, etc. que remueven esos momentos memorablemente tensos, diantres, ¿qué se les va a hacer? Ante todo, si los achaques vienen con el devenir de los años, hay que mantenerse joven pese a que las arrugas, las canas, los huesos, digan lo contrario. Mi juventud no dependerá del estado de mi cuerpo.