viernes, 22 de agosto de 2008

el helado de nata


Hace años (pero AÑOS, literalmente) que probé un helado de nata así de bueno. De esas cosas que se te clavan en la memoria y tienes la sensación del sabor todavía en la punta de los dedos más que en la punta de la lengua y ni nada, ni nadie te la quita. Yo qué sé, algo así como un recuerdo que nunca cambia... ni siquiera con el tiempo.

Pues, felizmente y unos 8 años después, reencontré ese sabor tan maravilloso. Como esas cosas que no se pueden comparar con nada, que te hacen feliz, completamente feliz apesar de todas las estupideces que te pudieran rondar la cabeza, las broncas, la ansiedad y sí, los "comemierdas" como bien diría
Supersádico.
Este sabor me llegó el lunes y se ha quedado conmigo toda la semana (más que nada porque no he dejado de consumir dicha maravilla y en cantidades industriales) puedo decir que ese ha sido el sabor de boca que (literal) he tenido en los últimos días.

Sin embargo, ayer hubo un hecho que me llamó la atención y me dejó pensando. Me vi con "dedos de luz" y me di cuenta, por muchas cosas, de lo realmente difícil que es conectar con alguien, lo raro que es, lo poco que ocurre, lo mucho que a veces lo anhelamos, lo pensamos, lo soñamos... pero más que todo, el miedo tan grande que nos da cuando finalmente pasa, cuando se materializa. Hay mucha gente en mi vida, muchos personajes a los que quiero, muchos a los que frecuento, muchos a los que sólo pienso, muchos de los que sólo escribo y muchos muchos... y sé que realmente es difícil hacer "click" con alguien. Buscas y buscas y nada pero igual estás feliz, mientras estés buscando, no? Conoces, compartes, te ríes... pero, ¿qué pasa cuando realmente embonas con alguien? ¿fluyes...? ¿opones resitencia...? ¿te haces tantito del rogar...? ¿o es que ya te acostumbraste a estar buscando, estirando y aflojando...?

Lo que ayer en la noche sentí fue una conexión muy fuerte pero no sé por qué YO NO ME PERMITÍA FLUIR... no estuve realmente ahí, sólo físicamente... la cabeza, andaba de gira. Estaba pensando en las cosas que tenía que hacer: que si se hacía de noche, que si quiero comprar tal libro, que si la corección de estilo, que si saliendo paso por una Whopper doble (porque "ya me queda" la ropa de Boo, mi sobrina de 9 años y hasta ella opina que estoy muy flaca) ...y un millón de estupideces más.
No sé, pocas veces he sentido conexiones en mi vida... la famosa "química", esa de la que muchos hablan pero pocos experimentan, y me he dado cuenta que así, así, no vuelve a ocurrir o, al menos, nunca es igual. Creo que a veces pensamos: "este sentimiento se da en la macetas, ahorita no es el momento, mejor me enfoco en otras cosas y ya encontraré en unos años las piezas que le faltaban a mi rompecabezas... además, si son para mí, ahí van a seguir". Pues mi poca o nula experiencia me dice que no, eso no es cierto. Las coincidencias no se vuelven a dar aunque nos empeñemos que lo contrario, ingenuamente, protagonice nuestros "sueños más salvajes" (como decía mi ex jefe). Lo que en el momento se da, se da... cuando pasa el tiempo, ya no es lo mismo...nunca vuelve a ser lo mismo.

Yo creía, pensaba que fluir era muy fácil... pero no, no es tan sencillo. Tan trucha quieres ser que empiezas a nadar en contra de la corriente y no te das cuenta de lo que te pierdes por estar luchando contra la vida.

Pues eso, que hay que aprender a soltar algunas cosas (que ya no están) y agarrarse a otras (que tenemos enfrente) ...y como es la hora de los patos, es decir las 2:22, me voy por otro de nata, ¿por qué no?

6 comentarios:

AVENA VANESSA dijo...

Lo que en el momento se da, se da... cuando pasa el tiempo, ya no es lo mismo...nunca vuelve a ser lo mismo.

MUY BUENA FRASE AMIGA RANA
CON QUIEN CONECTTO USTED
ANDALE CUENTEME HE:p
LA ADORO RANA VERDE RELLENA DE NATA

Roberto dijo...

recuerdas unas donas rellenas de mermelada de fresa que vendian a principios de los noventas??...creo las fabricaba wonder, eran asi como las donas bimbo, pero con mermelada de fresa al centro, que siempre se aplastaban y se hacia como caldo de dona con mermelada...ese sabor... como quisiera toparlo de nuevo..

Renee dijo...

Wueeee!!! Claro que me acuerdo, la mermelada era deliciosa: medio espesita, transparente, no empalagosa, deliciosa....
Yo entiendo, esos sabores que tienes guardados Beto, qué cañón!!

Barak dijo...

Be water my friend.

A mí también me ha pasado esa sensación de conectar, y sin embargo no estar ahí dónde debería estar. Luego me arrepiento muchísimo.

Los helados de nata??... ni los he probado en toda mi vida, lo intentaré resolver pronto.

Mercury dijo...

tambien hay una gelatina de queso con duraznos que es buenisima!!!!! mmmmmmmmm!!!!!!!! y del pasado.. te acuerdas de los deliciosos chocotorros??? jajajaj tambien eran riquisimos!!!!

Renee dijo...

Muy cierto Mercury, pocas cosas son TAN deliciosas como los chocotorros ...pero los de hace 10 años, los de ahora saben como si estuvieran cubiertos con "CREST, blancura + scope" GUÁCALA!!!